Archaic or Contemporary?

Which is best?

When translating religious texts, the question of how to render the text can be a tricky one.

Do you translate the text in the same archaic way as the original was written? Or do you modernise the text for its new audience? There are pros and cons associated with both approaches. For today’s blog I’d like to take a brief look at these.

Using old-fashioned language in texts of this kind can seem awkward. They can make the translations difficult to understand for the new target audience. However, this level of difficulty may have been present in the original text. This could be used as an argument for preserving the same tone. Also, it could be said that religious texts rely on this formal, grand style of language to inspire their audience. That something would be lost if this language was simplified.

Archaic and religion

On the other hand, there are many simplified versions of religious texts available nowadays. These can be much more accessible than the less contemporary versions. For those with difficulties reading the grand, complicated language of the old style texts, this can definitely be seen as a good thing. Especially by the religion, who will be able to reach more people as a result of a simplified message.
Of course, contemporary language is never contemporary for long.
This means that even the simplified versions of these texts may one day read as awkwardly as the deliberately archaic ones. So, considering this, is it best to write in a language which is already out-of-date? Or should religious texts move with the times, like every other aspect of modern life?

Like many other aspects of translation, this is a divisive issue, and one which it’s important to discuss. Obviously I’ve only taken a quick glance at the advantages and disadvantages of each approach. There are many relevant aspects of religious translation that I won’t have mentioned.

 

Cuando se trata de temas religiosos, la manera de traducir estos textos puede resultar algo difícil.

¿se debe traducir el texto conservando el tono arcaico en el que fue escrito el original? ¿O bien hay que modernizar el texto para dirigirlo a su nueva audiencia? Existen varias ventajas y desventajas asociadas con estos dos enfoques y en el blog de hoy me gustaría echarles un vistazo.

Por un lado, el uso de un lenguaje pasado de moda en los textos de este tipo puede parecer incómodo y puede hacer que las traducciones sean difíciles de entender por el nuevo público objetivo. Sin embargo, puede ocurrir que este nivel de dificultad estuviera presente en el texto original. Lo que podría ser utilizado como un argumento a favor de la preservación del mismo tono en el nuevo texto. Además, podríamos decir que los textos religiosos se basan en este estilo formal del lenguage para inspirar a su audiencia. Que algo se perdería si este lenguaje es simplificado.

Textos religiosos

Por otro lado, hoy en día existen muchas versiones simplificadas de textos religiosos disponibles, versiones que pueden ser mucho más accesibles que aquellas menos contemporáneas. Esto será positivo pata aquellos con dificultades para leer las palabras grandilocuentes y complicadas que caracterizan a los textos de estilo antiguo, especialmente en la religión. Que los textos podrían llegar a más personas como resultado de la transmisión de un mensaje sencillo.

Por supuesto, el lenguaje contemporáneo nunca es contemporáneo por mucho tiempo. Esto significa que incluso las versiones simplificadas de estos textos pueden ser vistas algún día como aquellas versiones realizadas deliberadamente con un tono arcaico. Entonces, teniendo esto en cuenta, ¿es preferible escribir en un idioma que ya está anticuado? ¿o crees que los textos religiosos deberían avanzar con el tiempo, como todos los demás aspectos de la vida moderna?

Como ocurre con muchos otros aspectos de la traducción, este es un tema con división de opiniones y que es importante discutir. Hoy sólo hemos echado un vistazo rápido a las ventajas y desventajas de cada método pero existen muchos otros aspectos relevantes de la traducción religiosa que no hemos mencionado.