Don’t say we didn’t warn you…

You know how we’re always harping on about how important professional translation is, and how mistakes can lead to embarrassment and loss of reputation? Well, don’t say we didn’t tell you so…

A new example of someone not following our advice has come to light, and it’s a big one. In the Welsh translation of Welsh Labour’s 2011 manifesto, they have even managed to spell their own party’s name wrong! The document was found to be riddled with mistakes in the Welsh-language version. This error has caused embarrassment for the party.

Political nightmare!

It isn’t just Labour, either. Both the Liberal Democrats and Plaid Cymru party manifestos contained errors. Although Plaid Cymru’s was just an erroneous attribution of a quote. But they are supposed to be the Party for Wales. The Welsh language party! Surely a Welsh speaker could’ve proofread… It is surprising that even politicians don’t understand the importance of translation. Their inability to cater for the language of the country they operate in is shocking. Not to mention the lack of respect this shows for the voters they are trying to woo.

A Welsh Labour spokesperson said “”It is probably too late to suggest an all-party commission on proof reading. It is a lesson learnt.” We sincerely hope they do learn from this mistake, and that others will see this as an example of how not to do things.

 

Así que no digas que no te lo advertimos..

Sabes que siempre insistimos en lo importante que es la traducción profesional y en cómo los errores pueden conducir a la vergüenza y la pérdida de reputación. Así que no digas que no te lo advertimos…

Ha salido a la luz un ejemplo de alguien que no sigue nuestro consejo. Se trata de la traducción al galés del manifiesto del partido laborista galés de 2011, en la que incluso el nombre del propio partido está mal escrito. La versión galesa del documento resultó estar lleno de errores, lo que ha provocado gran vergüenza para el partido.

Pero no se trata sólo del partido laborista. Parte de los manifiestos de los demócratas liberales y del partido Plaid Cymru (Partido nacionalista de Gales) contenían también errores – aunque en el caso del Plaid Cymru fue sólo una atribución errónea de una cotización. Es increíble que ni siquiera los políticos entiendan la importancia de la traducción, e impactante su incapacidad para hacer frente a la lengua de su país. Por no hablar de la falta de respeto hacia los votantes que están tratando de atraer.

Un portavoz del partido laborista dijo así: “Seguramente es demasiado tarde para proponer una comisión de todos los partidos para la revisión del documento, pero hemos aprendido la lección. Esperamos sinceramente que los demás aprendan de este error y que sirva de ejemplo de cómo no hacer las cosas.