El pasado 2 de junio el rey Juan Carlos I anunció su abdicación tras 39 años de reinado, día que quedará marcado en los libros de historia. Don Juan Carlos ha decidido ceder su puesto a su hijo el príncipe Felipe. El 19 de junio ha sido el día elegido para su proclamación como rey. Pero primero, de acuerdo con la Constitución, las Cortes Generales tenían que aprobar una ley orgánica, cuya votación ha tenido lugar hoy 11 de junio y ha sido aprobada con 299 votos a favor.

Hacía tiempo que muchos españoles esperaban este momento, ya que, como bien dijo el rey en su discurso de abdicación, ya es hora de que una nueva generación se ocupe del país. Sin embargo, el descontento y la desconfianza que sienten los españoles hacia la monarquía y el Gobierno han provocado que miles de manifestantes hayan salido a las calles en numerosas ciudades de España tras el anuncio del rey para exigir un referéndum y obtener así el derecho a elegir el modelo de Estado: monarquía o república. No es de extrañar que la república cuente con más apoyo dado los acontecimientos de los últimos años, especialmente los casos de corrupción que han dañado la imagen de España a nivel internacional.

No obstante, tampoco hay que olvidar que gracias al papel que don Juan Carlos ha desempeñado desde su proclamación como rey tras la muerte de Franco en 1975, España vivió la transición de la dictadura franquista a la democracia. Además, su intervención fue clave para que el Golpe de Estado del 23 febrero de 1981 fracasara.

A partir de ahora el nuevo rey de España tendrá que hacer frente a un país donde la crisis económica, el desempleo, el debate sobre la independencia de Cataluña y la desconfianza de los españoles son el pan de cada día. Esperemos que la situación mejore en unos años…

Si quiere saber más sobre cultura española, no dude en consultar nuestros blogs: Lingua Translations y Lingua Translations Academy.

*Gracias a El País por la imagen.